<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=317961212404033&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Bievenido | Blog Candidatos

Comparte este articulo:

Rafael García

Psicólogo egresado de la UNAM, Rafael cuenta con más de 10 años de experiencia en atracción de talento especializado para las empresas más importantes de México a través de firmas de reclutamiento internacionales, actualmente se desempeña como líder del área de Head Hunting de Kelly Services México satisfaciendo las necesidades más finas de las industrias especializadas de nuestros clientes.

0

Publicado en: Crecimiento profesional

La peligrosa zona de confort en tu trabajo es tu principal amenaza

En el pensamiento de la gente está muy arraigado, la idea de una vida feliz, extraordinaria o anhelada es aquella en donde no tengamos problemas, que las cosas se den solas, libre de preocupaciones y que todo opere con la ley del mínimo esfuerzo, aspectos que no nos toman de sorpresa si entendemos que el ser humano es un ser de naturaleza hedónica; que busca a toda costa obtener bienestar, maximizar el placer y evitar el dolor, el estrés o todo aspecto que lo incomode.

Lo cual no es malo pues esta misma naturaleza nos ha llevado a la creación, a la invención de todo tipo de artefactos, sistemas y servicios que nos han hecho la vida más fácil y placentera.

felicidad en el trabajoEn el aspecto laboral la gente sueña con un trabajo bien remunerado, con un horario corto, sin salidas tarde y que le genere el mínimo estrés y mucha gente lo logra tras el paso del tiempo pues se adapta y aprende la cultura de la organización, los procesos y reportes que hay que generar, establece una red de apoyo con sus colegas y equipos de trabajo que lo lleva a dar los resultados y a sentirse cómodo o “como pez en el agua”.

Pero que sucede si esa holganza en confianza, esa placentera comodidad nos empieza a dejar fuera del mercado, restando competencias que son vitales en este mundo que por más duro que pueda parecernos sigue caminando sin importar si estamos o no, son los retos, los problemas que nos llevan a evolucionar a aprender a enriquecernos de nuevas experiencias que nos hacen más fuertes y capaces.

Los grandes líderes, la gente que marca diferencia es aquella que evita a toda costa la llamada zona de confort, es gente que siempre se exige así misma a dar algo más, rehuye de lo conocido y se asoma siempre a nuevas formas de trabajo, nuevos conceptos, nuevas tecnologías, filosofías que siempre puedan prepararlo para lo que sigue.

estrés laboralNo se trata tampoco de vivir estresado o ponerse más peso del que puedes soportar, significa vivir con más sentido, con pasión por conocer, por aprender todo aquello que nos construya y nos haga ser mejores, ten en mente que solo tenemos una vida y en ella nuestro recurso más valioso es el tiempo, de allí que esta comodidad con que nos arropa esta zona de confort nos invite a pensar  que ya “dominamos” nuestro puesto y/o actividades, creencia tan riesgosa como una enfermedad silenciosa, que nos toma desprevenidos y a veces cuando nos damos cuenta resulta muy tarde, y en materia laboral cuando llega esa promoción por parte de nuestro jefe, o aquella invitación de un head hunter al puesto anhelado se pierde porque no tenemos la habilidad, el curso o el dominio de una idioma que intuíamos era importante pero que dejamos a la deriva por sentirnos seguros.

crecimiento profesionalPor tal motivo, es importante evitar caer en esa zona de confort y vencer esa apatía que se va acumulando con el tiempo y que poco a poco te va sumiendo en una atmósfera segura pero que lejos de invitarte a crecer, te lleva al conformismo y la mediocridad. Cada ser humano está destinado a grandes retos y oportunidades, el momento es ahora, decídete a buscar ese curso de inglés que tienes pendiente tomar desde la universidad, esa actualización financiera, ese diplomado que sería el complemento ideal para tu actual trabajo, dedícate un tiempo a leer algo de tu área que te enriquezca, en esta era de la información el conocimiento está disponible y en muchas ocasiones sin un costo, o quizá teniendo que pagar otro tipo de costo que podría ser el renunciar a tu hora de Netflix, de Facebook que no dudamos que puede ser muy grata pero recuerda que el éxito es consecuencia del trabajo y la disciplina y cuando amas lo que haces te das cuenta que no es trabajo, si no es aquello que te da sentido y que te define.

 

Conoce cómo ser un buen empleado y cómo desarrollarte profesionalmente

Comparte este artículo: