<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=317961212404033&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Quieres conocer las últimas tendencias del mundo del trabajo?

Explora los artículos de nuestro blog y descubre contenido que te ayudará a crecer profesionalmente, a encontrar fácilmente un empleo que te apasione o a hacer una diferencia en tu lugar de trabajo.

Comparte este articulo:

Mónica Ordóñez

Coordinadora de Contenidos en Kelly México, con más de 10 años de experiencia en la generación de contenidos y diseño editorial, egresada de la carrera de Diseño y Comunicación Visual de la Facultad de Artes y Diseño de la Universidad Nacional Autónoma de México.

0

Publicado en: Crecimiento profesional, Vida laboral, trabajo remoto

Trabajar con un compañero difícil: qué hacer y qué no hacer

No importa cuánto te guste tu trabajo, es probable que tengas algún compañero con el que no sea agradable trabajar. Y desafortunadamente puede ser que nunca deje de incomodarte y que sea complicado para ti expresar ese inconveniente.

Si esto te suena familiar, entonces tal vez te sientas mejor al saber que no estás solo. Según Gwen Moran en su artículo "How to Deal with a Coworker You Can’t Stand", para FastCompany, aproximadamente el 80 por ciento de los trabajadores informaron experimentar estrés de moderado a severo por tener que colaborar con un compañero difícil.

Independientemente de si está justificado encontrarte con alguien "difícil" o "desagradable", la verdad es que es fundamental para tu éxito profesional que tengas la capacidad de trabajar con cualquier persona. La razón de esto es simplemente que si dejas que el comportamiento de otra persona te afecte, es probable que pierdas el control y que haya un impacto en tu trabajo. También es cierto que algunas de las personas más brillantes que llegues a conocer en tu vida profesional podrían ser muy difíciles, y si las evitas simplemente porque no se llevan bien, perderás oportunidades de aprender mucho y hacer un gran trabajo. Es más: incluso podrías correr el riesgo de ganarte la reputación de ser tú el compañero difícil.

Es mucho más constructivo comprender que, si bien es bueno que te lleves bien con tus compañeros, no es un requisito previo para hacer un buen trabajo juntos. Lo que sí es necesario es que desarrolles estrategias para trabajar con personas difíciles. Si este es tu caso, te compartimos algunas recomendaciones que debes tomar en cuenta sobre lo que se debe y lo que no se debe hacer:

Analiza tu propio comportamiento antes de culpar a la otra persona. En muchos casos, sentimos aversión por las personas porque nos recuerdan a personas que nos han lastimado en el pasado, como un hermano mandón o un vecino fastidioso. Si este es el caso, debes reconocerlo y luego seguir recordándote que este compañero es una persona completamente diferente.

No dejes que se vuelva personal. Independientemente del comportamiento de tu colega, toma el camino correcto y evita traer problemas personales al lugar de trabajo.

Coméntale tus preocupaciones. Es posible que tu compañero de trabajo no se dé cuenta de que está haciendo algo que te irrita. Expresa cuidadosamente lo que te molesta para evitar ser acusador o hiriente. Por ejemplo, si esta persona siempre deja las cosas para el último minuto cuando están trabajando juntos en un proyecto, podrías decir algo como “No sé si te has dado cuenta, pero he notado que pospones las cosas cuando trabajamos juntos, y eso hace que sea difícil cumplir con nuestros plazos. ¿Hay algo en lo que pueda ayudarte para que puedas empezar antes?” Si bien la persona podría ser simplemente una postergadora, también es posible que tenga problemas para saber por dónde empezar y realmente apreciaría tu ayuda.

No te dejes engañar por un comportamiento poco profesional. Las discusiones, la rivalidad malsana y los chismes sobre los demás son comportamientos destructivos y deberías evitarlos. Sé profesional en todo momento.

Recuerda lo que puedes ganar al trabajar con esta persona. Ya sea que puedas aprender mucho de tu compañero difícil o hacer un gran trabajo juntos, identifica cómo podrías aprovechar esa colaboración para tu beneficio profesional.

No tengas miedo de pedir ayuda a tu líder. En algunos casos, es simplemente imposible resolver la situación por tu cuenta. Por lo que será el momento de pedirle a tu líder que intervenga para ayudar a disipar la tensión. Pero recuerda que solo debes acercarte a tu supervisor cuando hayas agotado todas las demás opciones.

Trabajar con un compañero difícil nunca es divertido. Sin embargo, es importante para tu carrera y reputación que nunca permitas que los problemas interpersonales se interpongan en tu profesionalismo.

 

Bolsa de Trabajo Kelly

¿Estás buscando empleo?

Encuentra un trabajo que te apasione con la ayuda de nuestro reclutador Kelly Bot

En Kelly te conectamos con el mundo del trabajo

 

Continuar leyendo: Consejos para encontrar trabajo en tiempos de pandemia

Comparte este artículo: