<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=317961212404033&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Quieres saber qué sigue en el mundo del trabajo?

Explora las publicaciones de nuestro blog y encuentra ideas, tips, inspiración y las principales tendencias del mercado laboral para los profesionales de recursos humanos y líderes que buscan estar informados y preparados para tomar las mejores decisiones.

Comparte este articulo:

Mónica Ordóñez

Coordinadora de Contenidos en Kelly México, con más de 10 años de experiencia en la generación de contenidos y diseño editorial, egresada de la carrera de Diseño y Comunicación Visual de la Facultad de Artes y Diseño de la Universidad Nacional Autónoma de México.

0

Publicado en: Vida laboral, Tendencias en el lugar de trabajo, Administración de empleados

Cómo promover el bienestar de tus colaboradores que trabajan vía remota

Desde hace algunos años, han aumentado las opiniones positivas hacia las iniciativas de bienestar en el lugar de trabajo y distintas organizaciones tomaron medidas para apoyar a su equipo a través de programas de asistencia o invirtiendo en cursos de primeros auxilios de salud física y mental, desafortunadamente, muchas empresas tardaron en implementarlas. Sin embargo, después de la crisis por la pandemia de COVID-19, el bienestar se ha convertido en una parte fundamental de las organizaciones, nunca había sido tan importante como ahora. Las cosas que pensamos que podrían tardar años en implementarse ahora no pueden esperar ni un par de meses más.

Los desafíos que enfrentan los colaboradores se han disparado, ya que muchos tienen una constante sensación de incertidumbre. La pandemia ha magnificado las luchas que nuestra sociedad ya estaba teniendo con el bienestar emocional y ha creado preocupaciones y barreras adicionales. Muchas personas se sienten ahora más aisladas que nunca por el confinamiento. Están experimentando una ansiedad severa por tener que permanecer en sus casas, por el miedo de perder su trabajo, lidiando con un estrés inmenso por las responsabilidades adicionales de cuidado de sus hijos, padres de la tercera edad o familiares enfermos.

Por otro lado, el tiempo que tus colaboradores pasan sentados trabajando desde casa frente a una computadora sin cambiar de posición o realizar alguna actividad física puede traerles distintos problemas de salud. Por ejemplo, estar durante horas en una mala postura incrementa el riesgo de contraer dolor lumbar, y con el paso del tiempo, les podría provocar afectaciones físicas más severas. Además, la falta de actividad física que implica el trabajo remoto conlleva al sedentarismo, lo que, sumado a una alimentación deficiente, deja a las personas más vulnerables y las expone a padecimientos o enfermedades crónicas en el futuro.

3
Como empleador, hay formas de brindar apoyo y recursos a tus colaboradores durante estos tiempos difíciles. Sin duda, apoyarlos debe ser una prioridad para tu empresa, y este es el momento de establecer o revisar estrategias para comprender y satisfacer las necesidades integrales de bienestar y ponerlas en acción. Los líderes, gerentes o profesionistas de Recursos Humanos pueden ayudar a sus colaboradores que trabajan de forma remota, implementando diferentes acciones:

  • Mantén un equilibrio positivo entre el trabajo y la vida personal y anima a tu equipo a hacer lo mismo. Es fácil trabajar más horas y tomar menos descansos cuando se trabaja desde casa. ¿Por qué no poner un recordatorio o alarma que indique la hora para terminar de trabajar? También debes asegurarte de tomar tu hora de comida. Si puedes, trata de tomar un poco de aire fresco y dar un paseo corto. Es importante que cuides tu propio bienestar para que también puedas estar ahí para apoyar a tu equipo.

  • Habla con los miembros de tu equipo con regularidad. Trabajar desde casa puede hacer que te sientas aislado; asegúrate de estar en contacto con tu equipo y realicen reuniones virtuales de seguimiento frecuentemente. Elige una herramienta digital que funcione para tu equipo, ya sea por videoconferencias o por teléfono. Asegúrate de que estas reuniones estén programadas con anticipación.

  • Pídele a tu equipo de RR. HH. que diseñe un plan de bienestar laboral. Este es un momento incierto y preocupante para muchos y tus colaboradores pueden necesitar apoyo adicional. ¿Por qué no proponerles que diseñen un plan de bienestar laboral y animarlos a compartirlo contigo? Si ya cuentan con uno, sería útil revisarlo a la luz de los desarrollos y cambios recientes. Todos pueden diseñar y seguir un plan de bienestar laboral, no es necesario tener un problema de salud mental para obtener los beneficios.

  • Aprovecha la tecnología. Utiliza Teams, Zoom, Skype, Slack o cualquier otra plataforma de comunicación y trabajo colaborativo para conectarte con tu equipo y trabajar juntos. También puede ser una buena idea utilizar diferentes tecnologías para que no siempre estés escribiendo o mirando lo mismo en tu pantalla; sal de la rutina de las llamadas telefónicas y, algunas veces, cámbialas por una videollamada para poder ver a tu equipo cara a cara.

  • Si cuentas con herramientas de apoyo emocional para tus colaboradores, invítalos a utilizarlas en caso de ser necesario. Cualquiera que sea el tipo de soporte de bienestar emocional que tenga disponible tu organización, asegúrate de que tu equipo esté enterado y sepa cómo acceder a él.

  • También puedes realizar un ejercicio de escucha y encuestar a tus colaboradores sobre su estado actual de salud física y bienestar mental, además de buscar sus opiniones sobre el apoyo específico que sienten que los beneficiaría en los próximos meses.

  • Busca apoyo para tu propio bienestar emocional si lo necesitas. Sé consciente de los signos y síntomas de una mala salud mental e identifica si se aplican a ti mismo.

  • Para apoyar a tus colaboradores en casa, puedes alentarlos a salir a caminar un rato o comer en una habitación diferente para descansar mentalmente durante el día. Cambiar la rutina les ayudará a reducir el estrés.

  • Puedes realizar algunas acciones que te ayuden a animar a tu equipo a través de charlas informales, por ejemplo, tomen pausas para tomar café de forma virtual.

  • Considera la relajación. Incorpora regularmente pequeños ejercicios de relajación en tus actividades diarias, por ejemplo, respiración profunda, meditación, entre otras.

  • No descuides el contacto social. Comunícate con amigos, familiares o vecinos por teléfono, videoconferencia o mensajes instantáneos. Comparte diferentes actividades y proyectos con las personas que vives para acercarte más a ellos. Si vives solo, puedes dedicar espacios en el día para aprender algo nuevo, prepara un platillo que no habías hecho antes, cena a la luz de las velas, haz algo que te guste y que te ayude a reducir la sensación de soledad.

  • Trabaja en nuevos proyectos. Sé creativo, llena un álbum de fotos, escribe cartas, lleva un diario en video, organiza tus archivos en la computadora y haz las cosas que has querido hacer durante mucho tiempo, pero que no habías podido empezar porque tus ocupaciones no te lo permitían.

  • Desintoxicación digital. Destina tiempo en casa para estar completamente alejado de los dispositivos tecnológicos.

balance

Hablando de la salud física de tus colaboradores, lo principal es que destinen un tiempo para mantenerse activos. Sin importar cuál sea su forma de trabajar, es necesario que busquen la manera de cambiar de posición durante el día. Considerando que muchos tenemos que trabajar frente a un monitor casi todo el día, estas son algunas recomendaciones que puedes tomar en cuenta y compartir con tu equipo:

  • Procura el movimiento y el estiramiento constantes. Si tienes la posibilidad, usa el escritorio o mesa en el que trabajas para sentarte y pararte, como haciendo sentadillas, algunas veces durante tu jornada. Levántate y camina durante las llamadas telefónicas y reuniones que no requieren el uso de la cámara, y trata de estar de pie durante al menos 15 minutos cada hora. Para todo esto, es fundamental ser consciente de tus esfuerzos y organizarte adecuadamente: comienza el día definiendo metas y establece recordatorios para seguir adelante.

  • Reduce la incomodidad por la fricción o el contacto constante con superficies o esquinas. Evita apoyar las muñecas en el borde afilado de un escritorio o sentarte sin suficiente espacio para que tus rodillas y piernas descansen cómodamente.

  • Programa tu día a día. Determina un horario para empezar cada mañana. Duerme solo lo necesario y programa tu despertador. Arréglate como si tuvieras que ir a la oficina y presta atención a tu higiene personal. Come sanamente y en horarios fijos. Bebe agua con regularidad. Incluye ejercicio y actividades de esparcimiento en tu rutina diaria.

  • Recuerda alimentarte sanamente. Procura preparar tus comidas con todas las medidas de higiene y llevar una dieta balanceada, consumiendo alimentos saludables, que incluyan frutas y verduras.

  • La actividad física es básica. Haz ejercicio al menos una vez al día: realiza una caminata de 30 minutos, implementa una rutina en casa o usa la caminadora. También puedes subir escaleras, bailar, practicar coreografías en familia, etc.

  • Utiliza la iluminación adecuada. Evita el cansancio visual trabajando en espacios perfectamente iluminados que limiten el deslumbramiento que puede causar el monitor de tu computadora.

  • Pon atención en tu postura. Durante las últimas décadas, la tecnología ha cambiado por completo nuestras posturas al trabajar. La postura juega un papel primordial en nuestro bienestar físico, por lo que es fundamental elegir un entorno que ofrezca flexibilidad y soporte. En la medida de lo posible, mantén una postura neutral.

  • Elige la silla correcta y asegúrate de tener un respaldo adecuado. Ajusta la altura para que tus pies descansen sobre el piso y tus muslos estén paralelos al piso. Un reposapiés te puede ayudar a lograr esta postura. Ajusta los apoyabrazos de tu silla para que tu antebrazo pueda descansar sobre ellos con los hombros relajados.

  • No te olvides de tu escritorio. Considera usar una almohadilla de espuma en el borde de la superficie de tu escritorio para mantener las muñecas levantadas y una correcta circulación.

  • Coloca tus herramientas de trabajo al alcance de la mano. Esto podría incluir tu teléfono, una impresora, lámpara, ventilador, etc. Si usas el teléfono con frecuencia, invierte en los audífonos o manos libres correctos para evitar sostenerlo entre la oreja y el hombro. Mantén tu teclado y mouse en la misma superficie. Mientras escribes o usas el mouse, tus muñecas deben estar rectas y tus brazos deben estar cerca del cuerpo y paralelos a tus muslos. Mantén los hombros hacia abajo. Coloca tu monitor directamente frente a ti, aproximadamente a un brazo de distancia. Asegúrate de que la parte superior de la pantalla esté al nivel de tus ojos.

Beautiful woman doing yoga exercises on the bed at home

Sin duda, durante este periodo de distanciamiento social y siempre que tengamos que trabajar de forma remota, debemos hacer todo lo posible para cuidar nuestra salud física y bienestar emocional. Muchas de las reglas de bienestar que se aplican en el lugar de trabajo se pueden trasladar fácilmente a nuestra oficina en casa. Si te enfocas en estar bien y apoyar a tus colaboradores, tanto física como mentalmente, podrás hacer que trabajar desde casa sea más sencillo y decirle adiós al estrés.

TELM 2021 Reporte 2

¿Tienes algún desafío en Recursos Humanos? 

Queremos conocerlo

Completa este formulario

 Tu solicitud se enviará a uno de nuestros asesores, quien te contactará rápidamente para analizar tu necesidad.

 

Continuar leyendo: Estrategias para fortalecer el trabajo a distancia

Comparte este artículo: